Maniac (2013)

Maniac

Maniac, el clásico de William Lustig de 1980, es una de esas películas que marcaron época y que pueden seguir viéndose en la actualidad sin pestañear. La crudeza de su asesino, un pintor que vive en un sucio apartamento que se dedica a matar mujeres y a conservar sus cabelleras sobre un maniquí, nos hace sentir miedo del vecino. Es el clásico miedo al psicópata de al lado, del que nunca se sabe nada hasta que le pillan.

Maniac

Recientemente hemos podido ver en la pantalla un remake bastante digno que conserva momentos de homenaje al más puro cine de terror de los 70 y 80, la época dorada del género. El asesino original era algo más mayor y tenía una pinta mucho más agresiva que el nuevo protagonista, un Elijah Wood al que no estamos acostumbrados a ver en esta clase de papeles, pero que lo defiende.

Maniac

La ciudad de Nueva York es perfecta para alojar a los psicópatas, que se mezclan con las luces de las farolas, buscando sus presas, como Frank, nuestro asesino, que conduce de noche observando a mujeres que le recuerdan a su madre, esperando el momento de poder raptarlas, amordazarlas y apuñalarlas, para arrancarles su cuero cabelludo con el cuchillo, y colocar su cabellera en la cabeza de sus maniquís, que le esperan en casa para hacerle reproches, protagonizando todas sus alucinaciones.

Maniac

El caso es que Frank buscaba el amor de esas mujeres, a su manera. Sólo quería que le abrazaran y le dijeran que era un buen chico. En cada asesinato, vamos descubriendo un poco la infancia de Frank, y su trauma con el sexo, que su madre practicaba con sus clientes en cualquier sitio y delante de él.

Maniac

Tiene un trabajo muy extraño, es el dueño de una tienda de maniquíes. Cuerpos de plástico amontonados en rincones oscuros, tapados con sábanas, algunos de ellos desmembrados. Este escenario decadente es la atracción de una joven fotógrafa que le pide permiso para fotografiar y exponer estos objetos.

Maniac

Como tantas otras veces, él se fascinó con aquella chica, solo que esta vez parecía diferente. Esta era rubia, a diferencia de su madre, la actriz de serie B, América Olivo, que aquí no hace mal su papel (sale poco, menos mal). También poseía una dulzura de chica corriente que le parecía irresistible. Por eso se convierte en el eje central de la película.

Maniac

Ella tiene novio, un chico que se burla de Frank, con esa cara de pasmado niño bueno (marca de Elijah Wood) por eso no pueden ser más que amigos, aunque él, claro, espera algo más.

La ambientación, la historia, el actor principal y el homenaje al cine negro de terror de los 80, hacen que esta peli sea una buena opción, además del final, espectacular, lleno de acción y sangre y una buena conclusión y venganza.

 

 

Anuncios

¿Y tú?, ¿qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s