Happiness (1998), destripando la felicidad

Happiness (1998)

“Happiness, where are you?” Es el título de la canción de la banda sonora de esta película que nos disponemos a destripar para comprender del todo el sentido de su título, “Happiness”, una utopía quizás inalcanzable. La felicidad es algo subjetivo e imposible para el hombre, un insatisfecho nato.

Happiness (1998)

Esta película independiente de 1998, fue ganadora y nominada a sendos premios en Cannes, Toronto y los Globos de oro entre otros.

Happiness (1998)

Era sin duda otra época, donde se podía ver a Philip Seymour Hoffman, antes de su Oscar, haciendo su habitual rol de solitario guarrete, y a Lara Flynn Boyle, antes de que se deformara la cara con la cirujía estética, convirtiéndola en una sombra de la guapa chica de Twin Peaks.

Happiness (1998)
Happiness (1998)

Es un ejercicio de historias cruzadas, unidas por tres hermanas. Una casada con un respetable doctor, con dos hijos y una vida familiar típica, otra es una fracasada en el amor, acomplejada por el suicidio de su novio, un compañero de trabajo bajito y feo que se quita la vida después de que rompieran. La otra es un joven y guapa escritora de novelas rosas y melodramáticas, Lara Flynn Boyle, que está harta de amantes guapos y cachas, y que se entretiene por teléfono con un pervertido, Seymour Hoffman, que resulta ser su vecino, que vive enamorado de ella, y también ignorado.

Happiness (1998)

Hay otro personaje que es el que más impacta, el del doctor, marido de la hermana casada, al que vemos hablando de sexo con su hijo de once años, e intuíamos algo retorcidamente perverso en esas conversaciones con el niño, como incitándole a tener juegos sexuales con él, a masturbarle y cosas peores.

Happiness (1998)

Lo cierto es que prefiere hacerlo con los amigos del niño, que se quedan a dormir en su casa inocentes de lo que les va a pasar. El buen doctor droga a todos con el cola cao de antes de dormir, a su mujer y a sus hijos, también al amigo del mayor, para dar rienda suelta con este a sus deseos sexuales, de los que luego sus víctimas no se acordaban de nada. Su desviación sexual le daba vergüenza, y era consciente del mal que hacía. Por eso abrazaba a su mujer preguntándole si le quería, y si seguiría haciéndolo pasara lo que pasara, temiendo que le descubrieran pronto, pues los niños se ponían malos sospechosamente después de estar en su casa. “Estoy enfermo” le dice preocupado a su esposa en la cama. “Tómate un paracetamol, cariño”

Happiness (1998)

Era el mismo caso que le hacía su psicoanalista (muy común tener uno en América) al que le contaba sus sueños sociópatas aniquilando a la gente que merendaba apaciblemente en un parque.

Su aventura termina cuando es desenmascarado y todo el mundo se entera de su farsa. Una pintada en la fachada de su casa termina por echar a su familia, quedándose solo. Su hijo le pregunta directamente por lo que la gente dice, y lo peor es que él le confirma que es verdad, que violó a aquellos niños. Una escena que te deja bastante tocado, por la crudeza del asunto.

Happiness (1998)

Philip Seymour Hoffman también se sabe enfermo de alguna manera. Se dedica a llamar a las mujeres para masturbarase escuchando su voz, pero hay una que le hace caso, y resulta ser su vecina, la hermana exitosa y guapa de las tres protagonistas.

Happiness (1998)

Un día reúne el valor suficiente para hablarla en el ascensor, pero la conversación no avanza, porque no tiene ni pajolera idea de qué decirle. Un día, después de beber mucho y de despertarse con su vecina gorda y fea encima (esa es otra historia que ahora contaremos), sale decidido a tocar en la puerta de su amada. Ella acaba reconociendo su voz, la del chico guarrete y tímido que la llamaba, pero aquel hombre estaba muy lejos de ser su fantasía, era todo lo contrario a ella. Así que en unos pocos segundos, le da puerta.

Happiness (1998)

La otra hermana que nos queda es un auténtico desastre. Su vida sentimental no termina de cuajar. Para colmo un día decide tener una aventura con un compañero de su oficina, donde trabaja en las ventas por teléfono. Cuando termina todo, ella le dice que no es el hombre de sus sueños y que quiere romper. Él, muerto de complejos, se suicida, dejando con un horrible sabor de boca a la mujer. Incluso en la oficina no podía pensar en otra cosa, aunque nadie parecía acordarse del tipo feo y bajito que se sentaba un par de cubículos más allá. Un día recibe la llamada de alguien que le conocía, y que la insulta escupiéndole que ella tenía la culpa de su muerte.

Happiness (1998)

En ese momento, decide dejar el trabajo, y encuentra otro dando clases a gente desempleada. Uno de los alumnos, un taxista ruso que estaba aprendiendo inglés, se la encuentra por la calle con su taxi, y aquel encuentro casual termina en una aventura sexual que la saca de su abotargado mundo, pero termina por darse cuenta de que era un amor tóxico al ver que el ruso no quería más que sacarla el dinero, además estaba casado, y encima lo negaba.

Happiness (1998)

La historia de la vecina es quizás la más simpática. Se trata de Cristina, la vecina gordita y poco agraciada que vive enfrente de Philip Seymour. Se inventa un motivo para poder hablar con él e intentar seducirle, y lo curioso es que lo acaba consiguiendo, pero para colmo de males del hombre, no estaba demasiado interesada en el sexo, estando bastante traumatizada por el asunto, especialmente después de haber sido violada por el portero, al que acabó matando retorciéndole el cuello. Lo más importante es que ambos solitarios acaban hermanándose en una tierna amistad sincera.

Happiness (1998)

Historias sobre la felicidad, la búsqueda, su falsa apariencia, lo imposible y lo posible. Cada personaje tiene un concepto de ella y una forma de vivirla. Muy buena peli.

Happiness (1998)
Anuncios

¿Y tú?, ¿qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s